Da-sein


"En oposición al ser humano el animal es todavía la naturaleza en orden. Su esencia animal parece indestructible. La jirafa, que sencillamente se quema, está aliada con los elementos. Puede entregarse a las llamas sin pensar, sin pasión, sin perecer en ellas. El reino de la naturaleza, de los minerales, de los elementos, es duradero, y el animal forma parte del mismo. El ser humano, por el contrario, está sometido al tiempo, al envejecimiento, a la fugacidad, elementos que han perfilado repetidamente a la sonámbula de nuestro cuadro en los rasgos de su cara, en las manos, en los movimientos."
Wieland Schmied, Das Rästel der Begierde

domingo, 26 de abril de 2009

8 responses to Da-sein

  1. Claudia says:

    Y ese desgarbado paroxismo de la línea de su andar.

  2. luna says:

    eres muy amable.

    un abrazo, amiga.

  3. Stalker says:

    Espectral y maravilloso cuadro. Y qué cierta la frontera que ha separado al hombre de los animales (tengo que escribir algo sobre eso, quizá un breve apunte).

    ¿Puedo ser indiscreto? ¿Realmente tienes 18 años? Es asombrosa la madurez de tus entradas y comentarios, por eso lo pregunto. Espero que no te moleste la indiscreción, si no quieres no respondas, no he dicho nada y te pido disculpas.

    Abrazos

  4. Portinari says:

    Claudia, tener el pecho abierto implica la declinación del que camina. Un saludín, y espero evrte pronto para hablar de paroxismos.

  5. Portinari says:

    Luna, que no haya fronteras entre los astros :)

  6. Portinari says:

    Stalker, sí, 18 años que en la distancia de unos meses arrivarán en 19. No eres indiscreto, para nada me molestó tu comentario. Eso sí, con sinceridad, me sorprendió muchísimo porque cuando me hice el blog no pensé en causar efecto alguno, ni imaginar ya causar asombro. Será la poca costumbre de publicar y que me comenten lo que digo. Sólo busco una pecera más grande, y de momento veo peces divergentes entre sí.
    Muchísimas gracias por pasarte, me alegra mucho que te guste mi blog y que lo que subo haga reflexionar; este texto en concreto, aunque le falta literariedad, dice lo que canta el cuadro. No podemos resignarnos a ser mera decoración del pasisaje.
    Me encantará leer algún apunte tuyo sobre este tema, esperaré, no sin cierta impaciencia; está bien redescubrir a otros sonámbulos.
    Un saludo!

  7. Portinari, esa jirafa en llamas ... Es extraordinario que hayas reparado en ella, que está en la lejanía, en otro reino y orden de las cosas. Tengo distinas jirafas en casa y una jirafa con la que voy a conversar en el zoo de Buenos Aires. Cerca de ella hay un reloj de mármol con la inscripción "horas non numero nisi serenis". La jirafa me serena, aunque no me escuche.

    Tu blog es bellísimo.

    Mariel

  8. Portinari says:

    Hola Mariel, me alegra que te guste mi blog, siéntete cómoda aquí, siempre que gustes.
    La jirafa es un punto cardinal en el horizonte del cuadro. Sin ella se descompensa, sin ella el equilibrio deja paso a la ingravidez. Tú debes tener una jirafa dentro, y cuando la ves allí acomodada, en ti, tu equilibrio vuelve a la sangre, y en la sangre se produce la calma.
    Allí además de jirafa hay montaña, y Dalí sabrá, sólo él, pero está tan sola allí, y no se queja por las llamas...
    Un saludo Mariel.

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .