A-N-A

Un poema de Tiembla
Premio Federico García Lorca de poesía de la Universidad de Granada 2013






Ana tiene su cuerpo bañado, que no menstrua el cuerpo de Ana. Ana deja de ser mujer para ser Ana. Ana a veces ana se deja Ana por obstáculo. ana que es sólo sudor. Sudor que se derrama. Arrullo blanco. No sangra ana porque no es Ana. No mujer en sus venas sudor. No fértil porque más allá de su pellejo, ruido. Ana, ana, cuerpo vacío la mano que te extrajo de ti, ana de ana extraída, nueve meses para el nombre de ana, para el hombre de ana, para ana. Un pájaro liberado por el conducto de ana, ana liberada en su útero, la paloma y el espíritu llenan de cuerpo las vísceras de ana. No es baladí la sangre ana, ana no eres ana por tener venas, ana no eres ana. Pero Ana daba una parte por escogida porque amaba a ana. Una parte de ana sólo para ana. Sin úlceras te doy mi cuerpo. Ana observando su boca -mi boca se ensanchó sobre mis enemigos-, reclamando el color negado, la puerta al hijo, el único vínculo más allá del oxígeno, un corte en la lengua. Se alimenta el hombre del líquido como un tumor en el cuerpo de ana. Y la devora elegida porque ama a ana. Ignacio sangra, Samuel en su útero, tiene tres hijas y a las tres llamó ana. Una de sangre, una de tierra, otra de hierba. Mano señala la boca aplastada -mi boca se ensanchó sobre mis enemigos-, y ana es devorada por ana. Porque ana desangró una gallina, ana se hizo ana, liberó a la paloma por la ventana, comió su carne, se vistió con sus plumas, como última prenda tomó las raíces de los árboles, y ana mató a ana, a las tres anas, a la ana que era ana tres veces en su boca ensanchada.



*Imagen: Silueta, Ana Mendieta
 

sábado, 22 de junio de 2013 6 Comentarios

Hay un demonio dentro de mí III: Mi boca se ensanchó sobre mis enemigos / la tierra abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano



Ahora pues, maldito seas tú de la tierra que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano

Génesis 4:11

Y Ana oró y dijo:
Mi corazón se regocija en Jehová,
Mi poder se exalta en Jehová;
Mi boca se ensanchó sobre mis enemigos,
Por cuanto me alegré en tu salvación.

Samuel 2:1





lunes, 17 de junio de 2013 11 Comentarios

Hay un demonio dentro de mí II: Death of a chicken



 “En otras palabras, esa pizca de tierra posibilitará la transición entre los dos hogares.

Por la misma razón, para mí hacer esculturas earth-body no es el estadio final de un rito sino un camino y un medio para afirmar mi vínculos emocionales con la naturaleza y para conceptualizar religión y cultura.”

Ana Mendieta, Apuntes inéditos.




*Dea
Death of a chicken, Iowa, 1972





jueves, 6 de junio de 2013 Deja tu comentario

Hay un demonio dentro de mí I: Movimientos-Mead



Movimientos-mead
*

Figura8
Abrir las piernas y girar el cuello hacia dentro
Movimiento de pájaro
Movimiento de director de orquesta
Hombros hacia atrás y hacia arriba
Girar dando la vuelta completa
Movimiento hula
Torcer la cintura
Grabar el sonido que viene de dentro de mí que crea la idea de otra persona
Grabar respiración
Sonidos de bronquios
Hay un demonio dentro de mí
*
*

Ana Mendieta, Escritos personales






Deja tu comentario

The one eyed doe: dibujos y sombras de Kailey Lang

Art by Kailey Lang/ Dibujos de Kailey Lang


The one eyed doe

The owl and the birds

The ass and the charger

The wolf and the crane

The dog and the shadow


Más trabajos de la autora:

http://kaileylang.tumblr.com/
http://www.etsy.com/shop/bumblebooHandmades?ref=si_shop

martes, 4 de junio de 2013 3 Comentarios

La premura de Anselmo: en el nº4 de la Revista Kokoro (junio 2013)





Tan pequeños y desacertados, los trazos, en la mano, para el cruce de las vías donde se corte el aire. Tu premura Anselmo, tu premura escondida en la necesidad de la ceguera, quizás en ese revuelo, en el tuyo Anselmo. El cielo se cae de entre las manos, y descubres el poder de la rasgadura, de cualquiera de sus sinónimos. Estar cerca no es el espacio Anselmo, si te quedas en el centro lo entiendas, por el extremo que nos lleva y quién sabe si procurada también la premura que te tambalee. Anselmo tu premura y mi premura juntas crean el cielo, pero nuestro espacio crea solo nuestro espacio y nada ya te asegura la virtud. En tus manos la tela de los vestidos golpeados contra la piedra, olvidas Anselmo las rodillas de tu abuela hendidas junto a la tierra oyendo ciega el río con fuerza Anselmo regresas, las manos con fuerza golpean tu cuerpo contra las rocas para secar tus vestidos. Anselmo, tu necesidad y mi necesidad juntas no pueden crear el lenguaje. Con premura regresas a tu madre y olvidas los elementos, y qué está cerca y qué está lejos, para ti puede ser algo más que un absurdo paralelismo con la rasgadura. Por eso una piel que ves está dañada, por la premura del azogue, en el relato del tiempo y quién te diga “Anselmo, no te apresures”.




Imágenes: Anselm Kiefer, Lot's wife, 1989.
--------------  Die Woge, 1995.


Para leer más, seguir las huellas del oso: Revista Kokoro: Infancias.

Deja tu comentario

« Entradas antiguas Entradas más recientes »

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .