Tierra y muerte, muerte y tierra


Playa desnuda, recientemente vestida por las olas del mar.
Hipocampos que pueblan la arena, inmóviles.
Suerte, codicia, poder, la línea que todo lo sigue, pero en realidad, la muerte se lleva las olas, la muerte se lleva la espuma, el padre lleva a los hijos y el instinto materno se pierde.
Cambios al plenilunio en noches de tormenta pedidos, sin embargo, la soledad nos embarga, y sólo una pieza puede hacer brotar del crepúsculo un nuevo día.
Playa desnuda, por las olas del mar recientemente vestida.
Arena húmeda, hipocampos perdidos, pueblan la costa.
Vivan los ojos para contarlo, muera el destino en este cambio.
Hipocampos y la desaparición del mar.

jueves, 19 de marzo de 2009 2 Comentarios

Printed times~A u t r e chose

[...] Hablemos entonces de lo que podría haber sido y no de lo que realmente aconteció. De todas las posibilidades, en un segundo, se agotan las vidas incesantes de nuestra mente, y sobrevive una, como en lo que concierne a la naturaleza, para juzgar lo bueno sobre lo malo, o lo peor sobre lo mejor, a fin, de destacar una de esas dos partes de la manera más justa o injusta, según se vea, siempre a gusto del lector que, a tamañas circunstancias, le cabe la labor de levar anclas y redescubrir la tierra austral, tan ajena a sí como para que nadie realmente la conozca...[...]


lunes, 16 de marzo de 2009 3 Comentarios

Y así sigue siendo.


The kettles on, the sun has gone, another day
She offers me, tibetan tea, on a flower tray
Shes at the door, shes wants to score, she really needs to say:
i once loved you a long time ago, you know
Where the winds own forget-me-nots blow, you know
But I couldnt let myself go
Not knowing what on earth there was to know
But I wish that I had, cause it makes me so sad
That I never had one of your children.
Across the room, inside a tomb, a chance is waxed and waned
The night is young, why are we so hung-up, in each others chains
I must take her, I must make her, while the dove domains
See the juice run as she flies
Run my wings under her sighs
As the flames of eternity rise
To lick us with the first born lash of dawn
Oh really my dear, I cant see what we fear
With ourselves, sat here between us
And at the door, we cant say more, than just another day
Without a sound, I turn around, and I walk away.




·
·
·


Muero de casualidad. Y es que ya lo dijo Kafka de casualidad, lo más difícil de resistir de las sirenas eran sus silencios.

jueves, 12 de marzo de 2009 Deja tu comentario

~¿no?


Qué poca importancia da mi memoria a los verdaderos detalles.

martes, 3 de marzo de 2009 2 Comentarios

« Entradas antiguas Entradas más recientes »

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .