por caridad

“por caridad hay que destruir el lenguaje” porque el lenguaje no tiene forma, me dijiste, porque el amor no tiene forma; en su asimetría es completamente simétrico, me repetiste, subrayando la idea de lo absoluto en lo parcial, la idea de la caridad en lo deforme, como única solución a la ausencia de sintaxis.

Y así todo, tu discurso era abrumadoramente léxico, abrumadoramente tú o yo, primeras o segundas personas, orden y conflicto; y eso último era lo que a mí me interesaba. Pensaba en el orden de las letras para formar palabras, en el orden de los planetas para pronunciar el ruido. Había también un orden de rostro, una gramaticalidad de los rasgos. Si hay orden todo puede ser aprendido a través de su lógica, me dije. Pero a mí me interesaba el conflicto. Y quise hacer de tu discurso algo conflictivo diciendo tú en vez de decir yo, remontándome a la posición de los planetas, a la medición de un tiempo, de un espacio, de un movimiento. Tenía que haber una manera de narrar la memoria sin registrarla, haciendo una red donde se quedasen los peces, observar el túmulo feroz, la forma de acumularse de las montañas, su corte cuando las cataratas caen y continuas, lo que va por debajo del agua, ahí hay gramaticalidad, pero yo, pero tú, inviertes en desorden.

Y todo esto lo hacíamos con caridad. Nosotras nos reunimos por caridad alrededor del lenguaje para hacerlo incomprensible para devolverlo a la tierra. El lenguaje era absoluto y animal, era por ello incompleto amor y deforme. Los rostros eran agramaticales y no capaces de resolverlos, como fórmulas matemáticas, los rasgos dan otro nombre. Y así, tú y yo nos reunimos por amor pero nos reunimos por su despojo. Y tomamos lo que podía tomarse, y lo reunimos en pequeñas piezas de cerámica, y todo tenía un sobrenombre, como “todo”, como “suma”, como “caridad”. Reconocimos una fuerza mayor que los empujaba a formarse, así como el agua dibujaba siempre las mismas ondas tras el lanzamiento de piedra.

“Por caridad me sentaba a tu lado, porque hoy reconocí que el amor era deforme y, aunque fue tarde, sigo sentada a tu lado porque existe ese orden lineal del tiempo”. Sigo sentada y te pongo música y conversamos y te explico el modo en que las cosas se ordenan y porqué yo sigo sentada aquí y porqué aquí es cualquier sitio pero a la vez un lugar concreto y porqué tú aquí y no afuera y porqué ese orden. Pero no sé explicarte por qué la memoria, por qué no reconoces la jerarquía del rostro. No supe explicártelo entonces, no sé explicártelo ahora. La piedra cae al agua. Tiene sentido. Por caridad el lenguaje se bastaba a sí mismo, y colmaba nuestras necesidades, pero llegado un tiempo se hizo incomprensible y hube de buscar un modo distinto de lanzar la piedra de tocar el agua sin el orden de los acontecimientos, sin acontecimientos, sin agua ni piedra, llegar hasta ti.

El lenguaje perdió caridad con el tiempo, un tiempo inverso y modificado al tomar conciencia de sí mismo, por caridad de sí. Por nosotros hubo destrucción hubo reflejo deforme de la seña; hubo negación de la jerarquía su consecuente pérdida de memoria. Hubo cierto encanto y enorme explosión de alegría, hubo olor de rosa y marchita cómo aguantó la noche, el olor de la hierba no tenía orden lo descubrí y acudí al claro y tú acudiste al claro; una dispersión enorme nos aconteció y nada tenía sentido ni lo necesitaba, porque estábamos renunciados estábamos renunciados y eso tenía sentido 



jueves, 9 de junio de 2016 2 Comentarios

Traducción de «Puerta de madera cerrada»

Desde la asociación Tr3s reinos, traducen al gallego y al portugués el texto «Puerta de madera cerrada», de Estructuras. ¡Gracias!


Portugués: Porta de madeira fechada
Não nos resta orgulho para dar para receber não nos resta   nem nome nem sepultura só um jeito desbocado de fazer nome das coisas como se as coisas não pudessem fazer a ti a mim a seu paralelismo a simples maneira; como se as coisas, por uma vez: uma porta aberta   uma porta que se fecha, uma porta fechada; através da queda da sua pintura, pode ser qualquer qualidade, por isso não era nem para dar nem para receber, apenas caminhamos como gesto e podridão (isso que se repete). Como o cavalo sossegado que atravessa limiares e não é nem para o dar nem para o receber nesta casa. Pelos seus sapatos quietos os pés vão ao chão; sujos não têm sentido mas serão o seu barro, a sua demora, o seu dado e recebido, esse pequeno resquício pelo que finalmente vais; pelo que finalmente atravessas


Gallego: Porta de madeira pechada
Non nos queda orgullo para dar para recibir non nos queda   nin nome nin sepultura só unha maneira desbocada de facer nome das cousas coma se as cousas non puidesen facer a ti a min a seu paralelismo a simple modo; coma se as cousas, por unha vez: unha porta aberta   unha porta que se pecha, unha porta pechada; a través da caída a súa pintura, pode ser calquera cualidade, por iso non era nin para dar nin para recibir, só camiñamos como xesto e podremia (iso que se repite). Coma o cabalo sosegado que atravesa limiares e non é nin para dalo nin para recibilo nesta casa. Polos seus zapatos quedos os pes van ao chan; suxos non teñen sentido pero serán a súa lama, a súa demora, o seu dado e recibido, ese pequeno refugallo polo que finalmente vas; polo que finalmente pasas

Castellano: Puerta de madera cerrada
No nos queda orgullo para dar para recibir no nos queda   ni nombre ni sepultura solo una manera desbocada de hacer nombre de las cosas como si las cosas no pudieran hacer a ti a mí a su paralelismo a simple modo; como si las cosas, por una vez: una puerta abierta   una puerta que se cierra, una puerta cerrada; a través de la caída su pintura, puede ser cualquier cualidad, por eso no era ni para dar ni para recibir, solo caminamos como gesto y podredumbre (eso que se repite). Como el caballo sosegado que atraviesa umbrales y no es ni para darlo ni para recibirlo en esta casa. Por sus zapatos quietos los pies van al suelo; sucios no tienen sentido pero serán su barro, su demora, su dado y recibido, ese pequeño resquicio por el que finalmente vas; por el que finalmente pasas

http://tr3sreinos.com/2016/02/19/porta-de-madeira-fechada-ruth-llana/



*Ejemplar disponible de la edición limitada de Estructuras:

sábado, 20 de febrero de 2016 Deja tu comentario

“Podredumbre de las partes” en Revista Kokoro nº 11

Los amigos de Kokoro nos invitaron a participar en el nº 11 de su revista bajo la temática “Si…”. Articulada bajo el condicional, construimos una estructura que interroga y dispara las posibilidades semánticas de esa conjunción. Una reflexión sobre espacio y lenguaje. Al final, ambos lo mismo, ambos distintos.


Podredumbre de las partes
Si uno de los lugares donde se erige la casa (ahí donde el pasto es ver donde la tierra es fértil oscura) si uno de los integrantes no contiene propiedad esencial para el resto de las partes si no se construye equitativamente si no se posee (para los pares para) si no se hunde estructura en la tierra firme si no sostienen paredes tejado protección de animal de cauce si no se detiene si por algo tiembla y se estremece y si por llanto de ceniza no alberga más por su contracción por su gesto por su neblina y deshabitación si por su podredumbre no revienta ni crea ni seduce cuerpo atroz si por su violencia no es armazón peligro si “nosotros nos despojamos señor nosotros nos despojamos” si viene un viento viene y la derrumba añicos de jarrón si añicos de cerámica si resquebrajamiento de yeso si hiedra enredadera trepa si objetos al azar desperdigados cuerpos al azar desperdigados si deshabitación deshabitación si perplejidad lo extraño demoro si. Pero, si ese trozo combustible, si cielo cae sobre nuestras cabezas; si se pudiera, 

http://revistakokoro.com/podredumbre.html



*Ejemplar disponible de la edición limitada de Estructuras:




domingo, 7 de febrero de 2016 1 Comment

« Entradas antiguas Entradas más recientes »

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .