~



Entonces el mar se hizo carne
y su pulsación tomó mi cuerpo.

El galeón viró a fondo
directo a los remolinos de las olas,

a los surcos
que conforman
el paso de la voz
desgarrada.

Fin
Y el delirio en la palabra.

*

Bruma atrás, vapor de lágrima,
velas consagradas
y la proa mirando el alba.

Tu risa de ocaso muere en el horizonte
cuando parpadeo
la sombra de un eterno fantasma.

Ya va el ángel dolido en pos de las nubes rosadas;
Mientras, amaneciendo,
La costa enroscada.

jueves, 14 de mayo de 2009

14 responses to ~

  1. Stalker says:

    ¡Qué sorpresa! ¿Es tuyo el poema?

    Así me pareció. Me he dejado mecer por la letra y por la forma tipográfica.

    Abrazos

  2. Portinari says:

    Hola Stalker, una alegría verte por aquí; te debo un email, no me olvido, tengo que agarrar el tiempo y...

    Sí, el poema es mío; ¿por qué es sorpresa? me parece curiosa esa "interjección".

    Letra y forma tipográfica... ¿dónde está el límite? En el cielo se distinguen diferentes tipos de azules.

    Un saludo agradecido por tu visita, Stalker. Me agrada mucho que te pases y comentes aquí.

  3. Stalker says:

    Sorpresa porque no llevo mucho tiempo visitando tu blog y es, creo, el primer poema tuyo que leo. De ahí la grata sorpresa... las interjecciones son bastones que usamos para erguir nuestras pobres palabras y suplir el déficit de expresión para-lingüística...

    Y sí, me debes un mail. Pero no corre prisa.

    ¡¡Abrazos!! (doble interjección)

  4. Portinari says:

    A mí me gusta pensar de vez en cuando en las interjecciones como suspiros de espontaneidad; quien sabe.

    De cuando en vez (muy de cuando en vez) subo algo mío;me alegra que haya sido una sorpresa grata.

    Y Puccini? ese es más interesante y además suena.

    Un saludo Stalker

  5. Stalker says:

    El magnífico Puccini suena, sin duda, pero también tus palabras.

    Me han parecido que tus versos son remos que hienden ¿qué aguas?

    Poema acuático, lento, que nos anega "omnívoramente"... agua negra de la memoria, tal vez.

    abrazos

  6. ...Como siempre, tu mùsica, tus letras, el abrazo...

  7. Claudia says:

    El no-espacio entre la palabra arrancada de cuajo y la ilusión inaprensible.
    La espalda alzando la nariz del pecho acongojado.
    La sempiterna delicadeza.

  8. Portinari says:

    Hola Stalker, respondiendo a tu pregunta, quizás retórica...
    las aguas son el rescate del sueño, un despertar brusco a veces; el galeón toma forma aparte, allá donde se cruzan las líneas divisorias del Averno y el Paraíso. Sólo hay un Edén, y es salvaje. La memoria también está en el agua, pero no sé yo si tan al fondo.
    Quizás no sea esto una respuesta.
    Celebro tu visita.

  9. Portinari says:

    Miguel Ángel, me alegra lo que dedecto tras esos puntos suspensivos...

  10. Portinari says:

    Claudia, dónde está la ninfa Egle?
    y sí, algo parecido a mirar hacia arriba sabiendo lo que hay debajo.

  11. Enrique says:

    De los mares hechos carne recuerdo un capitulo de Gog, una novela a modo de diario inconexo, de Giovanni Papini. Dado que el susodicho Gog es un multimillonario excentrico, indignado por la expresion "Nadar en oro", ordena llenar una piscina con joyas, doblones y demas parafernalia para experimentar esa frase que con tanta ligereza, bajo su punto de vista, se utiliza. La experiecia le resulta altamente desagradable, pues ni terminaba de hundirse, ni flotaba del todo, sino que los distintos objetos dorados se le clavaban por todas partes, impidiendole casi la movilidad, y produciondole un frio inhumano, de naturaleza muerta.

    Algo parecido a Gog me ha pasado con estos mares de carne. Quiza sea solo excentrico, puesto que ya que no soy millonario (un grotesco y sadico millonario de extrañas filias en ese caso), dudo poder probar en mis carnes algun dia el nadar entre carne.

    Quiza abusamos de mares. El agua sabe a poco. Finisterre existe.

  12. No conocía este blog hasta el momento.
    Creo que Enrique tiene razón. Abusamos de mares y de cuerpos.
    Por otro lado, me gustan mucho los poemas.

  13. Portinari says:

    Hola Enrique, siento el retraso de mi respuesta.

    Respecto a lo que dices de cuerpos y mares, había que prescindir de todo, por salud propia al menos.
    Cuando algo se hace palpable, comienza a ser peligroso; la carne a la carne, la idea a la idea; y sin mebargo, es cuando, paradójicamente, las cosas empiezan a unirse como imanes.
    Yo tampoco quiero nadar entre oro como Gog, y sin embargo, el mar no corporizado, no peligroso, se antoja grato.

    Gracias por pasarte.

  14. Portinari says:

    Hola Pablo, bienvenido seas.
    Me alegra que te gusten los poemas.

    Y a lo que dices estar de acuerdo con Enrique, cierto: descorporizar.

    El mar se hace cuerpo, al momento en que se sumerge. Todos llevamos además océanos dentro. ¿No es paradójico? prescindir de uno mismo.

    Bienvenido de nuevo, y gracias por tu comentario.

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .