EN LA RUEDA SOLAR

Cada ojo en el fondo es una cripta donde se exhuma el sol,
donde brilla la luna sobre la piedra roja del altar
erigida entre espejos y entre alucinaciones.
Yo asisto cada día con los ojos abiertos al sacrificio de la resurrección,
a la alquimia del oro en aguas estancadas.
Es difícil mirar con la sustancia misma de la luz filtrada por la tierra del destierro;
es imposible ver quién se levanta y anda entre malezas
desde estos dos fragmentos arrancados a la cantera de la eternidad.
Uno al lado del otro en su prisión de nácar,
en su evasión de nubes y de lágrimas;
uno ajeno del otro,
sometidos a ciegas a la ley de la alianza en la separación,
fabulan la distancia, la envoltura de cada desencuentro, la isla que no soy.
¿Y acaso no me acechan desde el fondo de todo cuanto miro
igual que a una extranjera?
¿No me dejan a solas con su estuche de nieblas,
lo mismo que a un rehén,
contra la trampa abierta en la espalda del mundo?
¡Extraña esta custodia que permite avanzar al enemigo transparente
y retiene hacia adentro este insondable vacío de caverna!
No tiene explicación esta córnea con piel de escalofrío,
con avaricia de ostra que incuba al mismo tiempo su misterio y el cuchillo final;
tampoco es razonable este iris que tiembla como una flor al borde del abismo,
que destella y se apaga lo mismo que un relámpago de tigres,
que se acerca y se aleja semejante a una selva sumergida en un ala de insecto.
¿Y la pupila, entonces?
¿Quién puede descifrar esta pupila cautiva entre cristales,
este túnel contráctil siempre alerta a la inminencia a solas,
esta palpitación a medias con la muerte?
¡Basta, mirada de fisura, incesante mirada de pólipo en tinieblas!
Es otra vez el mismo tembladeral de aguas voraces,
la misma negra rampa circular que me pierde hacia adentro.
Es otra vez el mismo recinto central adonde caigo
arrastrando un telón sobre la lejanía,
entreabriendo la escena donde los personajes son una sola máscara de Dios.
Es otra vez el mismo centinela que dice que no estoy,
la misma luz de espada que me empuja hacia afuera hasta el revés de mí,
hasta la ciega condena de estos ojos que me impiden mirar
y que sólo atestiguan la división debajo de estos párpados.




Olga Orozco, M
useo Salvaje
















Man Ray, Las lágrimas (1930)

viernes, 11 de septiembre de 2009

6 responses to EN LA RUEDA SOLAR

  1. Primero soñé con Pizarnik. Después orillé junto a Orozco. Me pregunto cuándo dejaré de maravillarme. Quizás cuando muera.

  2. Portinari says:

    Esther, incluso en la muerte creo que cabe una última maravilla que quizás despliegue miles de otras tantas.
    en nosotros queda saber encontrarlas en las pistas que se derraman por los sueños.

    Gracias por venir por aquí y dejar tu huella. Me alegra que ambas disrutemos con Orozco y Pizarnik.

  3. ana says:

    olga orozco siente como un árbol, un árbol de grandes y largas raíces y grandes y largas ramas.

  4. Portinari says:

    Ana, cierto, Olga es como un viejo árbol, de grandes prolongaciones sobre las cabezas del mundo y sus cifras adivinando los dígitos, descifrando sin saber su existencia.

  5. rubén m. says:

    El "túnel contráctil" de la mirada... un poema para profundizarse despacio en él, atento a la lágrima, la córnea y el temblor de la pupila.

    Gran aportación.

  6. Portinari says:

    Rubén, es exactamente como dices. Como un pozo donde el sol se ahogara en el parpadeo. Los versos de Orozco son pozos de soles.

    Gracias a ti por leer atento, una vez más.

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .