Le cimetière marin (1920)

XXIII

Oui! Grande mer de délires douée
Peau de panthère et chlamyde trouée
De mille et mille idoles du soleil,
Hydre absolue, ivre de ta chair bleue,
Qui te remords l'étincelante queue
Dans un tumulte au silence pareil.



XXIV


Le vent se lève!... Il faut tenter de vivre!
L'air immense ouvre et referme mon livre,
La vague en poudre ose jaillir des rocs!
Envolez-vous, pages tout éblouies!
Rompez, vagues! Rompez d'eaux réjouies
Ce toit tranquile où picoraient des focs!


Paul Valéry






XXIII

Sí, mar, gran mar de delirios dotado,
Piel de pantera y clámide calada
Por tantos, tantos ídolos del sol,
Ebria de carne azul, hidra absoluta,
Que te muerdes la cola refulgente
En un tumulto análogo al silencio.

XXIV

El viento vuelve, intentemos vivir
Abre y cierra mi libro al aire inmenso,
Con las rocas se atreve la ola en polvo,
Volad, volad, páginas deslumbradas.
Olas, romped gozosas el tranquilo
Techo donde los foques picotean.


Traducción de Jorge Guillén

lunes, 7 de septiembre de 2009

15 responses to Le cimetière marin (1920)

  1. Después de leer algo así sólo cabe preguntarse si puede escribirse algo más hermoso. Volad, volad, páginas deslumbradas. Yo creo que no. No se puede Portinari. Nuestros esfuerzos serán vanos. ¿O habrá que intentarlo al menos? Besos.

  2. Stalker says:

    Magnífico Cementerio marino... Por una vez mostraré mi desacuerdo con Esther. Si cabe escribir algo más hermoso. Vosotras mismas, Esther y Portinari, lo habéis logrado en vuestros respectivos blogs.

    No es una hipérbole. Es tentador colocar al tótem literario en un umbral infranqueable y olvidarnos de que la belleza es común y nos imanta desde la pequeñez, el nido, la grieta, la hojarasca, el latido.

    A vosotras os siento latir más.

    abrazos

  3. rubén m. says:

    No sólo me gusta "El cementerio marino", sino que casualmente -o no- has escogido dos de mis estrofas favoritas, la XXIII hubo un tiempo en que me la sabía de memoria en francés y en español.

    Hay quien se mete con la traducción de Jorge Guillén, y en algunos aspectos puede que con razón, pero lo de "Ebria de carne azul, hidra absoluta / Que te muerdes la cola refulgente / En un tumulto análogo al silencio" no tiene precio, suena casi más bonito que el original.

    PS: blogger me pide "perse". Saint-John Perse... más poesía gabacha? humm...

  4. Isabau says:

    Imagino que Valéry pensaba en el Atlántico. Echo de menos ese océano, impone el respeto que nace del sentimiento bipartito: miedo y amor. De todos modos, mi corteza de sal mediterránea me inspira, ya no historias de tormentas y buques a la deriva, ni madres de emigrantes erosionadas; sino aventuras llenas de exotismo anacrónico, de cuando era el único mar del mundo, y confluían remos de civilizaciones primerizas. Puede que en cierto sentido sea otro cementerio, aunque no haya olas para romper su silencio.

  5. Portinari says:

    Esther,
    "la belleza reside en los ojos de quien mira". Es difícil, si no se es Narciso, enamorarse del reflejo de uno mismo, pero podemos exigirle puntos que para otros, serán focos de belleza ;)
    Realmente son dos estrofas bellísimas; gracias por observar.

    Stalker,
    como le digo a Esther, la belleza está en quien observa. Gracias por buscarla y seguir mirando desde tu particular puesto.
    Me alegra que te guste este poema.

    Rubén,
    será casualidad o no, pero éstas también son unas de mis estrfas favoritas. Para escoger cuálas ponr en el blog abri el libro al azar y aparecieron estas ante mis ojos, ¿casualidad que nos gusten mucho a ambos?
    La traducción a mí no me gusta mucho, he de reconocerlo, pero esos versos que has escogido tienen fuego dentro, de acuerdo contigo.
    (quizás blogger se nos esté insinuando :P)

    Isabau,
    el romanticismo marino del Mediterráneo dista, imagino, del que reside en el Atlántico. Pero el agua del océano es toda la misma, que se va moviendo, como el aire, a fin de que recordemos las lápidas que nunca fueron nuestras.

  6. ...Bonito vuelo. ¿Sabes? Una vez estuve en un cementerio marino...
    ...Abrazo...

  7. Arturo Borra says:

    Hola Portinari, aquí estoy otra vez, dándole vueltas a Valéry, pensando cuánta pérdida hay en toda traducción de la poesía, estructuralmente intraducible a pesar de las tentativas, y aún así, todavía persiste ese mar delirante que recorre mis sueños, derrumbando tantos ídolos de sol. Me confieso partidario del viento; y así, volar como esas "páginas deslumbradas" de las que habla el segundo poema, y en un mismo movimiento, horadar los techos, horadar la tranquilidad, y así seguir viviendo en la apuesta por conquistar nuestro pequeño margen de libertad.
    Gracias también a vos por traer a Valéry.
    Un abrazo,
    Arturo

  8. rubén m. says:

    Me imaginaba que serías exigente con las traducciones, Portinari... por cierto, aún no he podido escuchar tu canción pero pronto caerá.

  9. Portinari says:

    Miguel Ángel, en los cementerios marinos tiene que haber grandes tesoros sumergidos...

  10. Portinari says:

    Arturo, gracias una vez más por tus visitas a través del tiempo.
    "[...] todavía persiste ese mar delirante que recorre mis sueños, derrumbando tantos ídolos de sol. Me confieso partidario del viento; y así, volar como esas "páginas deslumbradas" de las que habla el segundo poema, y en un mismo movimiento, horadar los techos, horadar la tranquilidad, y así seguir viviendo en la apuesta por conquistar nuestro pequeño margen de libertad."
    El viento y el mar, Arturo, son aliados de sangre y fuerza. El sol los complace en sus tentativas desde lejos. Su magnificencia se ve contrastada por su enigmática dulzura, con la que atisban tranquilos a la vez que impasibles todo lo que rodean. Podemos tomar su esencia y encontrar el equilibrio en "nuestro pequeño margen de libertad".

    Gracias a ti, por venir y dejar una huella tan profunda.

  11. Portinari says:

    Rubén, no tengas prisa por la canción.
    Y las traducciones... qué le vamos a hacer :P

  12. Portinari, qué huella tan preciosa encuentro en tu arena.... estos dos poemas de Valery son dos relámpagos.


    "El viento vuelve, intentemos vivir
    Abre y cierra mi libro al aire inmenso,
    Con las rocas se atreve la ola en polvo..."

    No esperaba menos que este hallazgo en tu casita.

    Un abrazo fuerte y gracias

    Laura.

  13. Portinari says:

    Laura, sé bienvenida cuando quieras. Gracias a ti por tu paso y por detenerte en el relámpago, como tú dices, sublimado con que nos ilumina Valéry.

  14. MARIEL says:

    Muchas veces abro el diccionario y creo que la primera palabra en la que se pose el dedo será la que rija el día. Estás regida por el mar. No es el azar el que abre tu libro en estos versos.

    Las páginas vuelan porque no pueden nombrar el agua, no pueden decir "agua" y mojarse, para eso hay que sumergirse en el mar, adentrarse en uno de los agujeros de su piel de pantera y llegar hasta el fondo, donde están los tesoros invisibles de los viejos buques naufragrados.

    Besos de narcolepsia en las profundidades.

  15. Portinari says:

    Regida por el mar... me acuerdo de Hemingway ahora.

    En cada grieta se pueden hayar los buques naufragados... es cierto Mariel.
    Nosotros podemos decir agua y mojarnos. Podemos invocar y sentirlo como si fuera real. El instrumento son las hojas voladas.

    Gracis por la narcolepsia que invoca y trae al sueño.

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .