Los nueve dedos de las manos


Untitled, Claude Cahun













Remembrance, Maya Angelou
Your hands easy
weight, teasing the bees
hived in my hair, your smile at the
slope of my cheek. On the
occasion, you press
above me, glowing, spouting
readiness, mystery rapes
my reason

When you have withdrawn
your self and the magic, when
only the smell of your
love lingers between
my breasts, then, only
then, can I greedily consume
your presence.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

8 responses to Los nueve dedos de las manos

  1. tula says:

    Voy a tener que darle duro al inglés.
    un beso.

  2. Stalker says:

    tocar es de música, vivimos en susurro, latimos en la entrañeza (la entraña extrañada, la entrañada extrañeza)

    y es ahí donde el alma está fugada, suturada, exenta

    m-oremos, retrasemos el ser que nos llega,

    un abrazo

  3. Portinari says:

    Tula, me gustaría haber proporcionado una traducción, pero era tan delicado lo que había dentro del frasco que ni siquiera me atreví a abrirlo. Aún lo contemplo.

    Gracias por venir y contar los dedos que hay en las manos.

  4. Portinari says:

    Stalker, gracias por seguir viniendo a esta tierra calcinada.
    Me abrazo a los brotes de hierba que veo crecer. Es lo único que permite con-tacto.

    Entrañarse ahí. No romper el frasco. La delicadeza del vuelo de un pájaro.

    Otro abrazo.

  5. Leonardo says:

    Como no entiendo inglés contemplaré también el frasco... y trataré de percibir su delicado perfume, algunas briznas.
    Pero me recordó dos citas que te dejo aquí: una es un poema que un muy antiguo amigo escribió hace ya muchos años, José Luis:
    "tus manos no son como palomas ni como nada sino como manos" (esto por las manos)
    Y ésta cita de un poeta norteamericano :"los cuatro puntos cardinales son tres : el norte y el sur. (Esto por los nueve dedos)
    Un abrazo

  6. Portinari says:

    Leonardo, prometo que intentaré acercar en nuestra mater lengua este poema. Espero que Maya no se me enfade por el sacrilegio, seguro que no, todo sea por acercároslo a quienes no entendéis este pequeño código-obstáculo.

    Aprecio mucho tu acercamiento, tu acercamiento con estas citas que me traes como un regalo.

    Manos que guardan paradojas númericas, secretos de paradojas numéricas, secretos de secuencias encadenadas en cada falange de esos dedos del misterio.

    Seguiremos ahondando ahí.

  7. ana says:

    Querida Portinari:

    entiendo que no hayas traducido el poema. Mi inglés es pobre -cuánto me ha costado lograr el b1, que apenas es un nivel medio de inglés!- y sin embargo desde esa pobreza ha habido una conexión hermosa y pronunciada con el poema de Mary Angelou -autora que por cierto, no conocía-. Leer en lengua extranjera y así poder percibir en otra sutilidad, con menos armas, con más ser que olisquea. Leer en lengua extranjera y aprender a leer. Leo en voz alta el poema de Angelou y disfruto de mi torpeza, de mis sonidos mal pronunciados, de lo que indago y esfuerzo, de la vida por debajo.

    Los nueve dedos de mis manos. Miro mis manos y tapo con los folios que tengo aquí en mi mesa uno de los dedos. Los folios son apuntes de literatura ascética y mística. Me gusta elegir el dedo que tapo al azar.

  8. Portinari says:

    Amar así, Ana, con los nueve dedos de una mano, y los invisibles que nos quedan.
    Leer con los nueve dedos y el que escondes. Leer con todo escondido, asomando tímido como una prolongación del brazo.

    "con más ser que olisquea". Olisquear, la clave de los nueve dedos de la mano. Acercarse sin acercarse, sin tocar. Sólo paladeando.

    Gracias por volver Ana. Un abrazo fuerte.

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .