Bien daba igual él que otro