La mujer que no se podía mover

Apenas un proyecto, una dirección, un indicio de que algo iba a estar.

La negación del movimiento como afirmación de la inmovilidad.

Esa secreta delgadez. Un busto claro. Apenas engorda en la progresión.

No sabemos lo que tiene dentro de los ojos, ni porqué muestra su cuerpo; la carne y la piedra.

Lo que tiene en los ojos y la expresión secreta.

Se dibuja una geometría y se invierte.


Escultura La mujer de Coslada Antonio López

sábado, 25 de junio de 2011

8 responses to La mujer que no se podía mover

  1. Blanca says:

    http://www.youtube.com/watch?v=Lr8OqS7glxk

    (Lo que viene a ser un contrario)

  2. juan bello says:

    Es increíble lo que has escrito a partir de una escultura! Me gusta mucho.

  3. Portinari says:

    Blanca, gracias por la contracción. Si supieras además cuánto me gusta la danza...

  4. Portinari says:

    Gracias Juan, bienvenido a esta manera de ver los cuerpos sólidos :)

  5. Stalker says:

    Pequeño, pequeño, el pequeño caracol trae la verde joya enterrada en la noche

    la engasta en su concha

    inicia la oración

    así Portinari

  6. (* says:

    La inmovilidad es una de las cosas que más miedo me produce. La inmovilidad física, o la del pensamiento... De pequeña intenté convencerme de que cada escultura guardaba un corazón latiendo.
    Un abrazo, Portinari.

  7. Portinari says:

    Stalker, las verdaderas esmeraldas del camino son tus comentarios.

    Un abrazo.

  8. Portinari says:

    (*, sin embargo la inmovilidad aquí parece que es un anunciamiento, una premonición.
    Un corazón latiendo, qué hermoso.

Photo: Jonah and the whale, Pamplona Bible

Jonah, Pamplona Bible, Navarre 1197. Amiens, Bibliothèque municipale, ms. 108, fol. 146r .